lunes, 16 de octubre de 2017

Corta reflexión sobre tema LGBTIQ

Un fenómeno que he visto mucho recientemente: Gente diciendo que se les está imponiendo una agenda basada en la ideología de género. ¿Qué se les impone? Por lo que tengo entendido, se les "impone" que:
-Existen personas con géneros diversos y sexualidades diferentes (en particular, personas trans e intersex).
-El matrimonio debería ser entre personas sin restricciones en cuanto a sexo o género.
Usualmente hay más cosas mezcladas, por ejemplo sobre la educación sexual en colegios, el papel de la religión en la educación y los roles de género, pero esto no tiene una relación tan directa con el tema GLBTIQ, que es en lo que me quiero enfocar.

Sobre el primer punto: Esta gente existe, no sé qué es lo que buscan protestar. Desde el más puro punto de vista biológico, existen personas intersex o con cromosomas que no reflejan su género por tener cromosomas distintos a XX o XY o por motivos hormonales durante el embarazo. Si te dicen que eso afecta a un mínimo de la población, ocurren dos cosas. La primera es que están moviendo el gol, y la segunda es que así sea algo que afecte al 0,1% de la población (por decir algo) igual están negando la existencia de más de 7 millones de personas. Y la incidencia de estos fenómenos es ciertamente mayor a ese porcentaje inventado.

Por otro lado, si alguien se identifica como hombre o mujer, es una experiencia personal y no está sujeta a ser probada o refutada. Si alguien que fisiológicamente tiene un cuerpo masculino, pero se identifica como mujer, ¿en qué afecta al resto? A la gran mayoría de desconocidos, en nada. Tal vez a un puñado de personas que se sientan atraídas a ella con una expectativa errada sobre sus genitales, pero por suerte los seres humanos podemos comunicarnos para evitar malentendidos. En cambio, para la mujer trans hipotética, su identidad significa mucho. ¿Es mucho pedir tratar a las personas con decencia?

Llegado a este punto, el último refugio es decir que la diversidad sexual se entiende mejor como un trastorno o enfermedad mental. De entrada, esto implica que la invisibilización es la manera correcta de tratar las enfermedades mentales, retrocediendo un siglo en tema de derechos. Lo otro es que no hay ninguna justificación para catalogar como enfermedad cualquier desviación de la cis heterosexualidad. Los psicólogos no lo consideran como tal, y eso es un consenso.

El segundo punto es mucho más simple: No tiene sentido decir que te imponen un matrimonio ajeno. Aparte del "hable ahora o calle para siempre" (¿eso todavía existe?), a ningún tercero se le pide permiso para aprobar la boda. Un matrimonio homosexual no se impone a otros más que cualquier matrimonio.

Alguien podría intentar argumentar que el matrimonio es una ceremonia religiosa, y que la religión no aprueba las conductas homosexuales. Sin embargo, esto es falso. El matrimonio en la actualidad no le pertenece a ninguna religión, es un acto que trasciende culturas y creencias, extendido en todo el mundo. Y está definido legalmente incluso en estados laicos. De ahí que negar el matrimonio a dos personas significa excluirlos de un derecho, lo cual es inadmisible.

Al final, yo me quedo con la duda de qué es lo que esta gente piensa que se les está imponiendo, en qué frente se sienten atacados.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario